Octavo paso: la escritura

Si la cultura a la que quieres dar vida se encuentra aún en la prehistoria o está tan avanzada que se comunica por medios inimaginables en la actualidad, no necesitarás crear una escritura original. También es posible que tu cultura haya adoptado la escritura latina, tal y como han hecho en nuestro mundo real numerosas lenguas. Pero en caso contrario, sería muy interesante que inventaras tu propia escritura.

Veamos a continuación qué tipos de escritura existen:

  • Logogramas: son las escrituras más antiguas, aunque algunas han llegado hasta nuestros días, como los caracteres chinos. Cada uno de sus símbolos representa palabras como «casa», «león» o «hablar», lo que te va a obligar a crear el mismo número de símbolos que de palabras.
  • Silabarios: nacieron poco después que los logogramas y son más flexibles que estos a la hora de representar palabras extranjeras. Sus símbolos representan sílabas, lo que te puede ser muy útil si has decidido que tu lengua tenga muy poca variedad silábica (más detalles en el séptimo paso).
  • Alfabetos consonánticos o abyades: fueron los primeros alfabetos en aparecer. Llaman mucho la atención porque poseen caracteres para las consonantes pero no para las vocales, de modo que solo son recomendables para aquellas lenguas en las que las vocales no sean fundamentales para distinguir una palabra de otra. El español no podría adoptar jamás un alfabeto así porque de otro modo no se sabría si «ms» significa «amasa», «musa» o «mes».
  • Alfabetos silabarios o abugidas: en estas originales escrituras las consonantes son representadas por medio de letras, mientras que las vocales bajan de escalafón y son simples diacríticos, como puntos o virgulillas. Por ejemplo, si la «a» fuese esto «´» y la «e» esto otro «˙», la palabra «mesa» se escribiría «ṁś» y «masa» sería «ḿś». Así de sencillo. La escritura de una lengua construida más conocida, la tengwar que creó Tolkien para el quenya, es un alfabeto abugida.
  • Alfabetos completos: no creo que haga falta que los describa con detalle porque nuestra escritura latina es un alfabeto completo, pues representa tanto a las consonantes como a las vocales con letras.

Una vez hayas decidido con cuál de estas escrituras te vas a quedar, tendrás que pensar detenidamente acerca de los materiales utilizados. Escribir con un lápiz sobre papel facilita grafías muy diferentes que utilizar un punzón sobre piedra o un pincel sobre tela. La peculiaridad de la escritura cuneiforme se debe a que se realizaba con una caña con forma de cuña sobre tablillas de barro. Los trazos sueltos de la escritura china se deben a que se realizan con pincel sobre papel o tela. Y los trazos rectos de la escritura latina —al menos de las mayúsculas, que son las letras originales— se deben a que los primeros escribas romanos escribían con punzón sobre piedra.

escrituras

Anuncios

Un comentario en “Octavo paso: la escritura

  1. Pingback: Una nueva lengua: escritura | Cómo Crear una Lengua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s